En Qué Creemos

A continuación algunos principios básico  de la Iglesia Presbiteriana (EUA).  Sacados del Manual para nuevos miembros preparados por: Sra. Diana Hernández, Rev. José Luis Torres, Rev. Carlos Malavé, Rev. Ernesto Hernández y Rev. Daniel Beteta.

El Concepto Universal de la Iglesia de Jesucristo

 

La palabra católico significa universal, así la Iglesia de Jesucristo es católica, es decir, universal, formada por todas aquellas personas que en un lugar particular profesan su fe en Jesucristo como Señor y Salvador. La Iglesia Presbiteriana reconoce enfáticamente que su cabeza es Jesucristo, declara su fe y da testimonio de la gracia de Dios en Jesucristo a través de sus Credos y Confesiones, así la Iglesia se identifica como una unidad de personas, unidas por sus convicciones y acciones, subordinadas a las Santas Escrituras, para afianzarnos a una fe única identificándonos con la Reforma Protestante, guiados por una vida de fe, trabajando por la transformación de la sociedad mediante la búsqueda de la obediencia a la Palabra de Dios, en la unidad de Jesucristo.


La Iglesia de Jesucristo es universal y consiste de todas las personas en todas las naciones, juntamente con sus hijos e hijas, que profesan fe en Jesucristo como su Señor y Salvador, y se entregan a vivir en compañerismo bajo su señorío.  Como toda esta compañía no puede reunirse en un solo lugar para adorar y servir, es razonable que se divida en congregaciones locales. (Apocalipsis 7:9). Una Iglesia local consiste de aquellas personas, en un lugar particular, juntamente con sus hijos e hijas, que profesan fe en Jesucristo como su Señor y Salvador y que se han reunido para el servicio a Dios según establecido en las Escrituras, sujeto a una forma particular de gobierno eclesiástico. (G-4.0101-3) (1 Corintios 1:2; Gálatas 1:2, Efesios 1:1).

Cristo y la Iglesia

Jesucristo da existencia a la Iglesia, provee todo lo necesario para su misión en el mundo, para su edificación y para servir a Dios.  Dios ha puesto todas las cosas bajo el señorío de Jesucristo.  Cristo da a su Iglesia su fe y su vida, su unidad y su misión, sus oficiales, ordenanzas y sacramentos.  Tanto en el servicio y adoración a Dios como el gobierno de la Iglesia deben ser guiados por la razón y el sano juicio, bajo la dirección total del Espíritu Santo, quien inspira y fortalece su Iglesia en todas sus manifestaciones y acciones.


La Iglesia ha sido establecida para la proclamación del Evangelio, para la salvación de la humanidad, el amparo, la educación y la confraternidad espiritual de las criaturas de Dios, manteniendo la adoración divina, preservando la verdad, promoción de la justicia social y la manifestación del reino de Dios al mundo.

Origen de la Iglesia

 

El origen de la Iglesia se encuentra dentro de los eternos planes de Dios, desde antes de la fundación del mundo, como dice Efesios 1:4 “Nos escogió en El antes de la fundación del mundo para que fuésemos santos, sin mancha delante de El.”  La Iglesia no fue entonces producto de la casualidad o interés de un grupo de seguidores de Cristo, sino la realización de un plan eterno concebido por Dios, desde antes que todas estas cosas acontecieran.  Tampoco surge repentinamente (Hechos 2), tuvo más bien sus profundas raíces desde el Antiguo Testamento, impregnado de momentos históricos, cuando dentro del pueblo Hebreo Dios llamó a Abraham, a Isaac, a Jacob (Israel), y a los profetas, llamó asimismo a un pueblo, para anunciar al mundo las promesas de salvación y vida eterna.  Ahora el pueblo del Señor se reúne en diferentes lugares (Iglesia local), con diferentes lenguas, culturas, razas, pero bajo la unidad de Cristo.

Jesucristo Cabeza y Fundamento

 

I“Todo poder en el cielo y en la tierra es dado a Jesucristo por el Dios Todopoderoso... Dios ha puesto todas las cosas bajo el señorío de Jesucristo y ha hecho a Cristo la cabeza de la Iglesia, que es su cuerpo.  Cristo da existencia a la Iglesia, provee todo lo necesario para su misión en el mundo, para su edificación y para servir a Dios. Cristo está presente con la Iglesia tanto en Espíritu como en Palabra.”  (G-1.0100)

Forma de Gobierno

 

El gobierno de la Iglesia Presbiteriana se caracteriza por ser una democracia representativa y tiene oficiales a quienes se les da autoridad delegada limitada.  La Iglesia Presbiteriana será gobernada por Presbíteros (Ancianos y Ministros de la Palabra y Sacramentos) (G-4.0301).  Los oficiales son ordenados sólo por la autoridad de un cuerpo gobernante. (G-4.0301 g.)  Los oficiales eclesiásticos mencionados en el Nuevo Testamento y que esta Iglesia ha conservado incluyen los de Presbíteros y diáconos (G-6.0103).


En la forma de gobierno presbiteriano no hay personas con autoridad individual. Todas las decisiones son tomadas por los cuerpos  gobernantes (G-4.0301,e). Los cuerpos gobernantes de la Iglesia Presbiteriana son El Consistorio, El Presbiterio, El Sínodo y La Asamblea General.  Aunque son necesarias las relaciones individuales con Dios, la autoridad y poder de la Iglesia han sido dados por Dios (delegadas) al cuerpo, su Iglesia.


La Iglesia Presbiteriana no acepta autoridad individual, pues habiendo una democracia representativa, las decisiones son tomadas por el cuerpo, dándose así la seguridad de tener presencia y guía del Espíritu Santo (Mateo 18:20).  De allí que los oficiales ordenados (Presbíteros y ministros de la Palabra y los Sacramentos) forman los cuerpos gobernantes de la Iglesia. En la Iglesia Presbiteriana no hay obispos, ni arzobispos, ni superintendentes. Los líderes profesionales que se necesitan para llevar a cabo la misión tienen autoridad limitada para hacer lo que el cuerpo que los comisionó acordó que se hiciera.


¿Quién es Presbiteriano? Toda persona, creyente en Jesucristo, que acepte el gobierno y disciplina de la Iglesia Presbiteriana. Para ser miembro de la Iglesia la persona hace votos y promesas como respuesta a Dios, no en recompensa ni pago a la gracia Divina que nos trae redención y vida, sino en cumplimiento del pacto eterno.

La Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos

 

Hablar de la Iglesia Presbiteriana en Estados Unidos de Norte América, es decir la historia misma de un pueblo con libertad, anhelos, esfuerzo y fe.  El primer Presbiterio se formó en Philadelphia en 1705.La Iglesia creció hasta que en los 1800, debido a problemas en la interpretación del evangelio y la esclavitud, hubo una división que duró mas de medio siglo y que por la gracia de Dios terminó en Junio de 1983 al reunirse las dos Iglesias conocidas hasta ese momento como la Iglesia Presbiteriana Unida de Norte América y la Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos de Norte América.  La reunión dio paso a la que hoy es: La Iglesia Presbiteriana (EUA).

La Iglesia Presbiteriana (EUA)

El Nombre

 

Nuestra Iglesia se llama Presbiteriana por su sistema de gobierno.  Es una organización gobernada por “Presbíteros”. La palabra Presbítero viene de un vocablo griego que se usa mucho en el Antiguo y Nuevo Testamento y significa: “Anciano”, refiriéndose a los oficiales que han sido elegidos de entre los miembros de una congregación (Exodo 18:21, Exodo 24:1, 1 Timoteo 4:14; Hechos 14:23) (G-4.0104).   La palabra Presbítero es usada hoy día en la Iglesia Presbiteriana (EUA) para designar los oficiales de la misma, tanto a Ancianos como a Ministros de la Palabra y Sacramentos (G-4.0301, a y b). La Iglesia Presbiteriana pertenece a la familia de las Iglesias Reformadas, gobernada bajo el concepto de una democracia representativa regida por Jesucristo, quien es la cabeza de la Iglesia (G-2.0500).

Los Cuerpos Gobernantes

 

Son las distintas organizaciones corporales de la Iglesia, que tienen a su cargo ejercer el gobierno y dirección de la Iglesia en todas sus manifestaciones.  El Consistorio está formado por el pastor y por ancianos electos por la congregación.  Los ancianos servirán en términos de 3 años, 2 años, y 1 año, y no podrán servir más de 6 años consecutivos o dos períodos de tres años cada uno.  El Consistorio es el responsable de la misión y gobierno de la Iglesia particular, por lo tanto tiene responsabilidades y poder de recibir miembros, dirigir a la congregación en la participación de la misión total de la Iglesia, proveer para el culto, velar por el crecimiento espiritual de los miembros, equipar al pueblo para su ministerio, desarrollar y supervisar las actividades de Educación Cristiana y Escuela Dominical, coordinar oportunidades de servicio y los programas educativos y de mayordomía de la Iglesia, preparar el presupuesto y ayudar en la educación y desarrollo de sus oficiales.


También delegará y supervisará el programa y obra de los Diáconos y de la Junta de Síndicos.  Proveerá para la administración del programa de la Iglesia, los recursos necesarios, incluso el empleo de obreros voluntarios y pagados. El Cuerpo de Diáconos, conforme a las Escrituras, se caracteriza por el servicio, la simpatía, y el testimonio, siguiendo el ejemplo de Jesucristo para ministrar a los necesitados, los enfermos, los marginados, y a todos los que se encuentran en aflicción, conflicto, penas y calamidad, dentro y fuera de la congregación (G-6.0401).  Además el Cuerpo de Diáconos está bajo la jurisdicción del Consistorio, así como lo está toda la Iglesia particular, y aceptará otros deberes que le sean delegados por el Consistorio (G-6.0404). Las personas que formen el Cuerpo de Diáconos serán electos por la congregación y ordenados por el Consistorio,  sin que haya discriminación por razón de sexo, edad, etc. (G.4-0403).
El Presbiterio es la expresión corporal de la Iglesia. Lo integran todas las Iglesias y Ministros de la Palabra y Sacramentos dentro de un área geográfica. Cuando el Presbiterio se reúne, cada Iglesia del área geográfica determinada debe ser representada por uno o más Ancianos, según el número de miembros, comisionados por el Consistorio.


El Sínodo es la unidad de la vida y misión de la Iglesia, que consiste en no menos de tres Presbiterios dentro de una región geográfica específica. Cuando se reúna el Sínodo estará compuesto de comisionados electos por los Presbiterios en números iguales de Ministros y Ancianos, debe tener un balance representativo de minorías, incluyendo mujeres (G-12.0101).


La Asamblea General es el Cuerpo Gobernante supremo de nuestra Iglesia y consiste en un número igual de Ancianos y Ministros de cada Presbiterio y se deben reunir por lo menos cada dos años.

Breve Historia de la Iglesia

Presbiteriana

Martín Lutero (1483–1546). Teólogo Alemán.

Los Reformadores

 

Martín Lutero (1483–1546). Teólogo Alemán. La Reforma no se formalizó sino hasta que Martín Lutero clavó en las puertas de la Catedral de Wittenberg, Alemania, sus 95 tesis, el 31 de Octubre de 1517.  Lutero protestó en contra de las pretensiones y abusos de la Iglesia de Roma, y llamó a la Iglesia a volver a un gobierno divino.


Ulrich Zwinglio (1484-1531). Teólogo Suizo.  Su interpretación del significado de la Santa Cena fue diferente a la de Lutero.  Hizo hincapié en la autoridad de las Escrituras y también denunció las prácticas de la Iglesia de Roma.  Zwinglio subrayó la soberana voluntad de Dios declarada en las Escrituras para guía del ser humano.


Juan Calvino (1509-1564). Teólogo Francés. (Jean Chauvin), llamado “El Padre del Presbiterianismo”.  En su interpretación Bíblica hizo énfasis en la soberanía de Dios sobre la creación y la historia de la humanidad.  Por tanto, según él, es deber de la criatura rendir culto a Dios. También dio especial atención a la educación tanto teológica como general, la conducta moral, el ahorro y el gobierno representativo.


Juan Knox (1506–1572).  Estadista Escocés. Huyendo de la persecución religiosa, salió de Escocia y fue a Ginebra, donde estaba Calvino.  Estudió con él y en 1559 regresó a Escocia donde estableció el Presbiterianismo.  De Escocia vinieron los Presbiterianos a los Estados Unidos.  También vinieron de Suiza y Holanda Presbiterianos para México y Sur América.

La Revolución Americana

 

Durante la colonización del nuevo mundo, los Presbiterianos llegaron de Europa y se establecieron en el emisferio norte de América formando las primeras trece colonias de lo que más tarde llegaría a ser los Estados Unidos de Norte América.  Estas trece colonias buscaron su independencia de Inglaterra, esto dio origen a la Revolución Americana. La historia registra que por lo menos catorce Presbiterianos firmaron la “Declaración de Independencia”, siendo el más conocido de ellos el Rev. John Witherspoon.

Juan Calvino (1509-1564). Teólogo Francés.

Dirección

Ave. Roberto Clemente

#7 4ta ext. Villa Carolina​

Carolina, PR 00985
academia@villacarolina.org​​

Iglesia@villacarolina.org​

Tel: 787-762-6260

Copyright 2012 Academia Presbiteriana en Villa Carolina.

Mapa